lunes, 28 de febrero de 2011

Hijab

Por Irene Benítez.
"Me gustaría compartir con vosotros una reflexión que planteé con motivo de uno de los debates más actuales en relación con la diversidad cultural en las aulas: el uso del hijab o velo musulmán. 
Desde hace varios años la sociedad española está sufriendo las consecuencias de los movimientos migratorios hacia la Península. La crecida de población inmigrante en nuestro país hace que las políticas sociales y otros ámbitos de protección tengan que cambiar para dar cobertura a toda la población empadronada. Las políticas sociales de integración son aquellas que protegen y tratan con igualdad a toda la población, extranjera o no. Estas están tratando de incluirse en todos los ámbitos del sistema, y entre ellos, en la Escuela.
Estos últimos meses hemos escuchado en los medios de comunicación varios casos de jóvenes que han tenido problemas a la hora de llevar puesto el velo musulmán o hiyab en diferentes centros escolares, pero ¿qué debate se esconde detrás de estos hechos?
El debate está relacionado con la diversidad cultural, el asimilacionismo y el uso de símbolos religiosos en espacios públicos. Aunque España presuma de ser cada día una sociedad más multicultural, lo cierto es que no deja de ser una cultura que engulle a las minorías étnicas procedentes de otros países. España es un estado aconfesional donde la religión Católica ha sido la gobernante durante un período importante y extenso históricamente.
Se hace necesaria la regulación del sistema escolar por el Estado mediante políticas de integración, en las que la base gire en torno a varios ítems comunes en la escuela pública. Uno de ellos ya es la norma de no usar símbolos religiosos dentro del equipamiento de las escuelas públicas, pero ¿qué ocurre con los símbolos religiosos que llevan puestos o expresan cada uno de los alumnos? Eso no está regulado, ni falta que hace, al menos a mi parecer. ¿Por qué una joven musulmana no puede llevar puesto el hiyab, y un joven cristiano si puede llevar al cuello colgado un crucifijo? ¿O por qué un joven puede ir enseñando los calzoncillos y otro no puede llevar un poncho boliviano?
No creo que esto tenga que ver con ninguna política social, sino con asentar unas bases comunes en torno a normativas en el sistema escolar público, ya que España sigue siendo en Estado aconfesional, donde cada individuo puede expresarse libremente siempre que respete a los demás ciudadanos. Y eso es lo que pasa exactamente con el uso del hiyab.
A continuación os presento un cortometráje que representa perfectamente la situación de las jóvennes musulmanas en las escuelas públicas españolas."





Se ha producido un error en este gadget.