martes, 30 de junio de 2009

IKEA colabora con UNICEF

IKEA colabora con UNICEF para que más niños y niñas puedan estudiar en sus casas.

Desde el 1 de junio, por cada lámpara solar SUNNAN vendida en las tiendas de IKEA en todo el mundo, UNICEF recibirá una lámpara solar, que permitirá a muchos niños y niñas estudiar por las tardes aunque en sus casas no haya suministro eléctric.


En las regiones cercanas al ecuador anochece a las 6 de la tarde todo el año. Allí, una niña que haya pasado el día ayudando en las tareas domésticas, llevando agua a casa y, con un poco de suerte, yendo a la escuela, encuentra que el único momento que tiene para estudiar es cuando cae la tarde. Pero a esas horas ya no hay luz para estudiar.

En la misma situación se encuentran millones de niños y niñas que viven en condiciones tan precarias que en sus casas no hay electricidad. Para ellos, la educación es la mejor vía para salir del círculo de pobreza que limita sus posibilidades, pero a menudo se encuentran con limitaciones tan simples como demoledoras. Una de ellas es la falta de luz.

Para iluminar la vida de un niño

Desde el 1 de junio, por cada lámpara solar SUNNAN vendida en las tiendas de IKEA en todo el mundo, UNICEF recibirá una lámpara solar, que permitirá a muchos niños y niñas estudiar por las tardes aunque en sus casas no haya suministro eléctrico.

Los primeros envíos se destinarán a Pakistán para ayudar a las niñas y los niños que viven en campamentos de desplazados porque han tenido que huir de sus casas a causa del conflicto, en remotas localidades de Baluchistán y de la Provincia de la Frontera Noroccidental.

IKEA ha diseñado una lámpara SUNNAN especialmente fuerte para los países en desarrollo, preparada para resistir el desgaste y uso en situaciones cotidianas duras, incluyendo una batería capaz de soportar altas temperaturas. Esta lámpara permitirá a los niños jugar, leer, escribir y estudiar por la noche, aunque sus casas no tengan electricidad.

“Millones de niños no pueden dibujar, escribir ni leer por la noche, limitando sus horizontes y posiblemente su futuro” afirma Marianne Barner, Responsable de Iniciativas Sociales de IKEA. “Esperamos que nuestras lámparas, aunque pequeñas, sean una importante contribución a mejorar las vidas de los niños en los países en desarrollo”.

“Se les exige especialmente a las niñas que ayuden con las tareas domésticas después del colegio, y su única oportunidad de hacer sus deberes es por la noche”, añade. “SUNNAN puede suponer una inmensa diferencia para ellas. Si pueden mantenerse al día con sus deberes, su asistencia al colegio seguramente se verá incrementada y sus logros también mejorarán.”

Esta lámpara se vende en España al precio de 19,95 euros.


¿Estrategia de mercado, responsabilidad social o compromiso verdadero?

Juzgen ustedes mismos.

Si yo dudo muchas veces de las metodologías de UNICEF, imaginaros de IKEA.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.