martes, 1 de julio de 2008

Rouco no renuncia a marcarle el camino al PP

El cardenal de Madrid afirma que el Estado ha de limitar sus competencias sociales al orden público

S. COLADO

Alfa y Omega, la revista del Arzobispado de Madrid, reproduce esta semana un discurso en el que el cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal, advierte de que “no se ve razón” para modificar los Acuerdos Iglesia-Estado, es decir, el Concordato que desde 1979 regula su marco de actuación y sus privilegios en materias como la educación o la financiación. Expone que el “Estado liberal” extendió su actuación a campos tradicionalmente en manos de la Iglesia como “la escuela” o “la beneficencia” y su “objetivo último es la destrucción de la propia organización de la Iglesia” y enarbola el Concordato como garante de una normativa “limitadora de la soberanía del Estado”. Mientras defiende su ámbito de actuación, Alfa y Omega no duda en inmiscuirse también en política marcándole al PP el camino que debe seguir y criticando reiteradamente su operación “centro”.

Alfa y Omega, la revista del Arzobispado de Madrid, incluye en su último número un discurso de Rouco en el que advierte de que, desde la Revolución Francesa, “el nuevo Estado liberal va extendiendo su campo de actuación a la enseñanza, al matrimonio y a la familia y a los servicios sociales, de forma monopolizara”, es decir, ocupando campos que se había arrogado hasta entonces la Iglesia católica. Nacían así “la escuela estatal única laica, el matrimonio civil obligatorio, la beneficencia estatalizadora, etc.”.


El Concordato puede “ser mejorado”
El presidente de los obispos españoles argumenta en un momento dado que el Concordato de 1979 supone en la práctica “la inserción limitadora de la soberanía del Estado” y que “no se ve razón” para cambiar este marco de relaciones entre Iglesia y poder público. Es más, advierte de que “antes al contrario” este sistema de regulación jurídica merece “ser mejorado”.


La Iglesia sí puede hacer política
Pese a defender una acción limitada de la política, Rouco no tiene inconveniente en, a través también de Alfa y Omega, tratar de intervenir en ella, concretamente a través del Partido Popular. El semanario católico incluye hasta tres artículos en los que marca al PP que ha salido del último Congreso el camino que debe seguir. Así, en la información con el título Parte del nuevo PP se instala en un cristianismo ambiguo muestra su preocupación por si la formación de Rajoy les abandona en materias como la oposición a Educación por la Ciudadanía, el matrimonio homosexual o el aborto.

EL Correo

Cuando dejará la Iglesia de meter sus narices donde no le llaman y se desvinculará del Estado! Hay MIEDO? JesuCristo empezó en la calle y no quería esto! No quería una Iglesia rica! Quería una Iglesia con los pobres! Cuando nos vamos a enterar!
Se ha producido un error en este gadget.