lunes, 30 de junio de 2008

Llega un cayuco con 179 inmigrantes

El Correo


Un total de 179 inmigrantes llegaron a las 11.30 horas de ayer al muelle de Los Cristianos (Tenerife) tras ser detectados a primera hora por el Punta Salinas a ocho millas de la costa, según informaron a Europa Press fuentes de Salvamento Marítimo. Los ocupantes del cayuco son todos varones y 26 podrían ser menores, según informó la Cruz Roja a Radio Nacional de España. Las primeras informaciones apuntaron que todos están en buen estado de salud.

La embarcación fue descubierta a primera hora de la mañana por el barco Punta Salinas que se encontraba navegando por la costa y alertó de la llegada de este barco que traía “mucha gente”. En ese momento se activó el dispositivo que sumó un barco de la Guardia Civil y otro de Salvamento Marítimo, que escoltó a los inmigrantes hasta el muelle de Los Cristianos.

Durante la temporada de verano aumenta considerablemente el número de cayucos que llegan a las costas españolas, debido principalmente a que el calor hace más soportables las bajas temperaturas de alta mar.

Las costas canarias han vivido este año un mes de junio especialmente siniestro. Hace dos semanas se vivieron los sucesos más trágicos. En apenas dos días, Salvamento Marítimo y la Guardia Civil rescataron siete cayucos con 466 inmigrantes sin papeles a bordo. De éstos, cuatro murieron y otros 14 tuvieron que ser hospitalizados.

El peor rescate fue el de un cayuco con 82 varones, de ellos nueve menores (tres con tan sólo 7 años). “Estaban destrozados”, relató el coordinador del sistema de Cruz Roja en Canarias, Austin Taylor. “Un par de horas más en el mar y habrían llegado muchos muertos”.

Los evacuados (entre ellos los que morirían horas después en varios hospitales de Tenerife) presentaban un cuadro crítico de hipotermia, hipoglucemia, deshidratación, quemaduras y desorientación, así como pérdida de conciencia.

Del buen estado de los niños, que no paraban de sonreír mientras sorbían zumos de frutas, se interpretó que los adultos sacrificaron durante los dos últimos días de travesía su comida, bebida y ropa de abrigo para protegerlos.



Hasta cuando tendrán que venir en cayucos o morir en el mar...
Se ha producido un error en este gadget.